Dependencia, independencia o autonomía

Dependencia, independencia o autonomía- I

¿Dependencia? ¡si aún me valgo por mi misma! soy joven, voy al cine, me entero de todo, soy autónoma. ¿Cómo voy a tramitar algo que podría ser para mi madre?!

¿Dependencia? ¿Independencia?. ¿Por qué medirme con esas palabras?. Yo soy lo que soy, un conjunto de vivencias, experiencias, necesidades, deseos y personas que me quieren y a las que quiero… He de reconocer que en estos momentos, mi vida cambia y empiezo a ver ciertas dificultades lo que me hace ser consciente de que deberé ir apoyándome en aquello que me aporte tranquilidad a nivel emocional y, por supuesto, a nivel financiero. Debo asegurarme, ahora que tengo capacidad para ello, de ir informándome de  recursos y prestaciones públicas que puedan ayudarme en un futuro.

Tanto tiempo aportando a la sociedad mi esfuerzo, mi dinero… creo que ya es hora de que todo eso me revierta de alguna manera. Me gustaría tener un poquito de gratitud. He pensado que no voy a enfocar esta situación desde mi dependencia o independencia, sino como una cuestión de justicia social. Me voy a informar ya mismo.

Tengo entendido, ya sabéis eso de que una amiga ha oído de otra amiga, que no es nada complicado, ni costoso, además… ahora me sobra tiempo para poder hacerlo. Y en verano se conoce que encima hay poca gente haciendo cola.

Hay un sitio en el barrio- o en el distrito, no sé muy bien- que llaman Centro de Servicios Sociales Municipales, donde pueden dedicarme un tiempo e informarme de como iniciar el trámite. Esta amiga me comentaba que a ella ya le dan un dinerito que está empleando para mantenerse en forma, tanto mental como físicamente. ¡Pues eso es lo que quiero yo para mí!

Así que María, ya he localizado el centro ese de Servicios Sociales que nos corresponde, ¿quedamos mañana y nos acercamos? Prometo invitarte a un cafelito a la salida.

 

Ana FM

Aulas Kalevi

Junio 2019

    Leave Your Comment Here