Historias de vida, Atención centrada en la persona

Las taquilleras del metro y el empleo de las mujeres

Historias de vida en Aulas Kalevi. Fui taquillera del metro de Madrid.

Porque es necesario hablar del empleo de las mujeres también después del 8 marzo, fecha que por suerte ha cogido peso en los últimos años.

Yo fui taquillera del metro. Me gustaba mucho mi profesión, porque tenia mi dinerito, porque ayudaba en casa a mi madre y a mis hermanas, porque así podía ir al pueblo de visita en coche de línea las veces que quisiera, porque hice compañeras que luego fueron muy buenas amigas. Quedábamos una vez al mes para ir al cine a la Gran Vía. Y yo no le pedía dinero a mi madre para nada. Luego conocí a Paco y después de un año de novios, nos casamos. Y sabía que lo que más me dolía era tener que renunciar a mi trabajo, a mi puesto, a mi garita, a mi sueldo, a mis salidas con las amigas. Casarse, decir ¡sí! para crear una familia, muy bonito. Pero qué duro, decir ¡no! a mi independencia económica.

Hoy muchas mujeres tenemos que recordar esto como algo que pertenece al pasado, por suerte, pero que ha estado ahí y que nos ha marcado. El decreto cambió en 1984 y hoy ya parece impensable tener que elegir entre familia o profesión y no hay que olvidar que entonces, lo asumíamos como tal cosa, como lo más normal.

Hoy estoy orgullosa de que mis hijas hayan podido estudiar y que, teniendo un empleo digno y que les satisface, no hayan tenido que renunciar a él. Lo siguiente será que las mujeres nos igualemos en sueldos y en puestos de responsabilidad. Tiempo al tiempo. Lo que hoy nos parece normal, dejará de serlo también.

 

Feliciana JC

Aulas Kalevi

Junio 2019

    Leave Your Comment Here