Historia de vida en Aulas Kalevi

Historias de Vida: Mi primer Veraneo- II

Antes del crecimiento del turismo, de las playas con “extranjeras”, de viajes al “extranjero”. Nuestro primer Veraneo es el título de una serie de posts en la que contamos parte de nuestra historia de vida, siempre peculiar y personal y a la vez parte de la historia colectiva.

Madrid, 1976, verano. Recuerdo que iba todas las tardes a la piscina municipal con mi abuela y mi tío – entonces adolescente, para no pasar calor en casa ¡Qué suplicio! Había que estar pendiente todo el tiempo de la niña, decía él. Mi abuela siempre me sacaba la cara: “bien maja es”.

En la piscina, después de comer (filete empanado, tortilla, algún yogur de plátano o fresa, ensalada con el bote del aliño donde flotaba el aceite sobre el vinagre…), no podíamos hacer el baño porque había que hacer la dichosa digestión. ¿quién no ha esperado 2 horas con ansiedad en el bordillo de la piscina para poderse bañar? Los de mi generación, todos.

Ahora veo a mi abuela, tan moderna con su bañador de flores, como una mujer joven disfrutando de esos baños y chapuzones. Así creo que fue la historia de vida de muchas amas de casa de esos años: ella contaría que en su adolescencia no pisó una piscina. Quizás por falta de tiempo, quizás por pudor, quizás porque fuera un pequeño lujo.

Mientras yo flotaba con la “burbuja” ¿quién no ha tenido una “burbuja” fucsia con la que no ha aprendido a nadar? Los de mi generación, todos– mi abuela estaba pendiente – y muy pendiente- de que no me pasara nada. Y así varios veranos. Me pregunto cómo recordaré yo cuando tenga 93 años esos veranos en la piscina.

Verónica FJ

Aulas Kalevi

    Leave Your Comment Here