Kalevi_Dia personas mayores

Día Internacional de las Personas Mayores

¡Dí que sí! Que si los jóvenes de hoy en dia no tienen nada que ver con los de antes, no te quiero decir nosotros, las personas mayores. Antes, llegábamos a viejos, muy malamente y muy matados. Los poco afortunados que pasaban la barrera, tenían un desgaste físico considerable. Muchos por las condiciones de trabajo, otros por las condiciones de vida, del estilo de vida y de las condiciones de salud que entonces se estilaban.

Antes, las personas mayores llegaban a fin de mes estirando hasta la última peseta (esa moneda que ya no nos acompaña), teníamos menos días de ocio (menos días o incluso, ningún día). Pocos hacían deporte, pocos tenían una vida cultural activa. Digo pocos, porque por suerte, esto ha cambiado con el tiempo. Ahora se disfruta mucho más de todo esto.

Nosotros que fuimos jóvenes en los 50´s, 60´s o 70´s, ahora vemos esos nuevos jóvenes con el mismo ojo critico que a nosotros nos miraban nuestras personas mayores (nuestros padres, o mejor dicho, los abuelos, los tíos, que nos podían criticar con más alegría) pero no creo que sea igual al revés.

La sensación que tengo es que los jóvenes de hoy no nos miran con el mismo respeto que antes nosotros mirábamos a nuestros abuelos, a nuestros mayores. Quizás convivimos menos, compartimos menos vivencias, estamos más lejos los unos de los otros, tienen ese ritmo frenético de casa-estudio-actividades-salidas con amigos… Espero no convertirnos en desconocidos, en alejados.

Porque yo aprendo de los jóvenes, me divierto con ellos. Me siento bien rodeado de ellos. Me recuerdan la energía y la inmortalidad que todos teníamos a esa edad. Muchas veces espero que ellos también puedan decir lo mismo de nosotros, las personas que hoy somos mayores. Que no nos reduzcan a ser el viejo cascarrabias, la vieja del visillo o el viejo verde. Algo más, digo yo, que ya somos. Contribuimos, hemos contribuido y seguimos contribuyendo a la sociedad actual. Eso merece un respeto.

Por eso me gusta estar y darnos a conocer y que aun perteneciendo a una generación, se vea que todos somos diferentes y variados. No quiero acabar siendo el eslabón perdido o un muñeco de cera en el museo “ejemplo de viejo del siglo XXI”, porque sigo estando muy activo y aún puedo contribuir útilmente a la sociedad a la que pertenezco.

Puedo aprender, puedo escuchar. ¡Y digo yo que sí! ¡que vivan los viejos! (perdón, las personas mayores). Me alegro que nos dediquen un Día Internacional porque eso nos da voz. Es necesario que sigamos estando presentes en los foros y que sigamos participando en la vida social, política, porque ya lo hacemos en la económica, mas allá de ahorrar y cobrar pensiones.

Pedro Pablo OM, desde Aulas Kalevi

    Leave Your Comment Here